en la oscuridad
Cuento

En la oscuridad

 

El hombre de los círculos azules se encontraba atrapado en un mundo paralelo dentro de su dormitorio,  sin entender que le había sucedido se sentó en la cama, pero no podía ver. Cuidadosamente caminó para encender la luz y el interruptor había desaparecido. ¡Vaya sorpresa! seguro lo estaba buscando en el lugar equivocado. Siguió palpando y sintió en la pared un cuerpo blando, alargado y sin extremidades, un cosquilleo en su dorso le advirtió que sus círculos azules mutaban en pequeños gusanos. Pensó «que sería mejor volverse a la cama y contar bien los pasos, eran cinco hasta la puerta del baño», así que contando en voz baja se movió precavido, pero al encontrarse cerca de la puerta volvió a tocar otro ser extraño, no eran sus círculos azules, sino que toda su habitación estaba en una metamorfosis, miles de estos seres invertebrados invadían su espacio. Volvió hasta la cama y giró al otro lado, pensó «que sería mejor encender la veladora» para su tranquilidad la mesa de luz  seguía estando en su sitio. Con su tacto muy despacio la veladora fue buscando, pero en su lugar encontró otro inmundo gusano.
—¡No! ¿Qué está pasando? ¿Dónde han ido a parar todas las cosas de este cuarto?
Empezó a entrar en pánico.
—¡Maldita habitación que me tiene atrapado!
Respiró hondo y escuchó unos pasos apurados, no podía ser él estaba solo en ese cuarto. Fueron en dirección al interruptor que él estaba buscando, con un llanto de pavor los pasos se acercaron, con un hilo de voz preguntó aterrado:
—¿Quién se ha metido? Nadie contestó … él gritó y alguien lo tomó de su mano:
—Aquí está el interruptor, ya es hora de que vayas despertando.

Gabriela Motta.
Montevideo.

 

Si te gustó, comparte.

Autor

gabrielamottavierapitin@gmail.com
Escribir me permite soltar el pasado, vivir el presente y esperar libremente el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *