Amazonia
Cuentos

Amazonia

 

—¿Quién fue?

—Acaso importa.

—¡Que nervios!

—Lo escuche decir.

Temía por las reacciones de los ambientalistas cuando se enterarán que aquel milenario bosque ya no existiría, sin embargo, ordenó su tala. Innumerables hectáreas fueron arrasadas, animales salvajes, ecosistemas enteros destruidos para complacer el deseo de poder de algunos pocos ante los oídos y la voz en off de unos muchos.

—¿Quién fue?

—Realmente importa.

—¡Qué miedo!

Pensó mientras veía el fuego devastador, envolviendo con sus llamas todo aquel entorno de armonía natural ahora convertido en cenizas. El humo se expandía dejando a su paso una cortina de incertidumbre.

—¿Quién fue?

—Ya no importa.

—¡Qué dolor!

Por nuestro planeta, es nuestra casa y no tomamos consciencia. Damos y recibimos lo que tenemos dentro cuánto dolor reflejado en esas tierras. Aprender tenemos que aprender, pero ¿Cuánto nos costará? ¿Ganará la mejor oferta? Esto es causa-efecto, y ya estamos padeciendo las consecuencias. Está en nuestras manos poder cambiar la ecuación, siento que estamos a tiempo. La naturaleza no nos pertenece, no somos autosuficientes, hay otros tipos de vidas que son tan valiosas como las nuestras, sin ellas no hay planeta. ¡Despertemos!

— ¿Quién fue?

—Pasó a ser una pregunta retórica…

—Ya no espero una respuesta por qué de qué me sirve ahora eso?

—Solo le hablo a tu corazón, para que comencemos a cambiar la historia.

Desde adentro y hacia fuera o desde afuera y hacia adentro, no importa, aún estamos a tiempo. No esperemos por el otro comencemos por nuestro entorno pequeño. Yo no creo en el apocalipsis, aunque parezca ingenuo. Aún creo en la esencia humana y sé que volveremos a brillar por dentro. Al que esté leyendo esto, no te inundes de odio por lo que está sucediendo, deja el amor actuar y cambiaremos. De corazón a corazón te lo agradezco.

Texto: Gabriela Motta.

22/08/2019.

Créditos de ilustración: @lauvile

 

Si te gustó, comparte.

Autor

gabrielamottavierapitin@gmail.com
Escribir me permite soltar el pasado, vivir el presente y esperar libremente el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *