Soledad
Cuentos

Cuentos breves

Indeseada soledad

Cuentos breves

Las vicisitudes de su vida habían querido que terminará en ese lugar, desvalido pasaba sus día acurrucado frente a la ventana, había sido obligado a convertirse en un adulto responsable de sí mismo porque los que deberían haber estado ya se habían ido. Entonces él esperaba, descalzo, acurrucado debajo de aquel rayo de sol, con sus ojos grandes tan llenos de miedo por aquella familia que le habían prometido que vendría, nadie se atrevía a decirle que su niñez se extinguía día a día junto con sus posibilidades de encontrarla. Él aún conservaba la ingenuidad de un niño y deseaba con todas sus fuerzas que llegaran pronto, quería sentirse protegido, cuidado, amado, resguardado y poder bajarse, de una buena vez, de esa torre de madera que colocaba justo debajo de la ventana que le servía de protección y lo hacía pasar desapercibido en aquel lugar tan lúgubre que le había tocado vivir.

Gabriela Motta
12/10/21
Montevideo

Imagen de sippakorn yamkasikorn en Pixabay.

Si te gustó, comparte.

Autor

gabrielamottavierapitin@gmail.com
Escribir me permite soltar el pasado, vivir el presente y esperar libremente el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *