Veneno
Cuentos

Cuentos breves para adultos

La herencia

Cuentos breves para adultos

Mamá y yo siempre fuimos muy unidas, quizás porque papá murió cuando aún era muy pequeña. Ella amaba los caramelos y siempre llevaba consigo algunos. En casa tenía su caramelera especial que nadie podía tocarla. Decía que eran mágicos porque poseían el poder de eliminar los problemas de nuestras vidas.  

Cuando mamá murió heredé los caramelos y la dirección de la artesana que los fabricaba. Junto con ellos me dejó una carta donde me explicaba para que servían y cómo usarlos, exhortándome a tratarlos con cuidado. Es muy importante, resaltaba, que mantengas el contacto con la artesana para cuando se te acaben, es una receta que también viene transmitida de generación en generación. Me contaba además que ella los había heredado de mi abuela, quién los había heredado de mi bisabuela …  No sé cuándo había comenzado está herencia maldita, pero sin dudas nos había mantenido a todas unidas. Tampoco entendí como semejante asunto dependiera por tantos años de un tercero.  

De todos modos, seguí sus indicaciones y me contacté con la artesana, quién me recibió entusiasmada comentándome que también ella había heredado el negocio de su madre no hacía mucho, me preguntó si sabía de qué se trataba y le expliqué lo de la carta. Sin embargo, le expresé que tenía una duda: ¿Cuántas personas sabían de esto?   

—En tu familia ahora solo vos, después existen otras involucradas, pero solo yo manejo sus nombres. Me ofreció un café y nos pusimos a charlar, le conté que yo también era emprendedora y que fabricaba aromatizadores con hierbas naturales, saqué un saquito que tenía en mi bolsillo y se lo obsequié. Ella lo olfateó profundamente y elogio su agradable aroma a campo.  

 —Me alegra que te haya gustado —le dije— y me puse a esperar el deslanase de esta historia que según mis cálculos tendrá lugar en tres, dos, uno, ¡listo! 

Ahora les voy a pedir que me esperen un momentito porque me voy a la otra habitación para alejarme del cuerpo y les cuento cuanto tiempo hace que llevo envenenando los perfumadores para, al igual que mamá, eliminar los problemas de mi vida. 

Gabriela Motta
Montevideo
11-10-21

 

Si te gustó, comparte.

Autor

gabrielamottavierapitin@gmail.com
Escribir me permite soltar el pasado, vivir el presente y esperar libremente el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *