cuentos para contarle a mi novia
Cuentos

Cuentos para contarle a mi novia

Cuentos para contarle a mi novia

FRENTE AL ESPEJO

Cuando terminé de hacer dormir a mi pequeño me encontré parada frente al espejo, observé mi reflejo y estaba devastada, como si hubiese corrido una maratón de mucho kilómetros. Me miré las ojeras, mi apariencia desprolija y el cansancio del día que me hacía lucir como de cincuenta, aunque recién tenía treinta y cinco. La maternidad me había pasado por encima y yo no había podido hacer nada para evitarlo.

Fue inevitable no pensar en todas las mamás que, así como yo, estarían paradas ante el espejo observando a la desconocida y también fue inevitable no pensar en las mujeres de mi familia, mis ancestras. Me vi comprendiendo situaciones, no justificándolas, pero sí integrándolas. Si con toda mi educación y mis muchas terapias me sentía devastada cómo no lo habrían estado ellas sin herramientas, sin derechos, sin elecciones. Guerras, hambrunas, violencia, muertes, abusos, pero también alegrías, compromiso y dedicación. Cuántas veces ellas habrían estado paradas frente al espejo, como yo ahora, observando a la desconocida. Cómo no pensar en qué diferente hubieran sido nuestras vidas si mi bisabuela hubiese podido elegir, si mi abuela hubiese podido querer y si mi madre hubiese podido hablar. No habrían tenido que pasar sus vidas remendando corazones rotos.

Me volví a observar y a pesar de la imagen desalineada y por momentos desconocida había algo en el fondo de mis ojos que sí reconocía, era ese brillo que me conectaba directamente con todas ellas y me hacía sentir que iba por buen camino. Tal vez y solo tal vez había sido necesario que ellas vivieran todo eso para que yo tuviese hoy el estado de consciencia que tengo. Me vi rompiendo cadenas, enfrentando fantasmas y derribando mitos y sonreí aliviada porque la batalla que hacía minutos había enfrentado no se parecía en nada a las que ellas tuvieron que enfrentar.

Gabriela Motta
Montevideo
17/01/21

Cuento sugerido: Cuando la tecnología no nos permite espabilarnos

Cuentos para contarle a mi novia

Si te gustó, comparte.

Autor

gabrielamottavierapitin@gmail.com
Escribir me permite soltar el pasado, vivir el presente y esperar libremente el futuro.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *