Cuentos para leer » Blog Archive El cuento de Caperucita Roja para leer corto El cuento de Caperucita Roja para leer corto

Thumb

El cuento de Caperucita Roja para leer corto

📅 30/05/2023   📁 Infantiles

El cuento de Caperucita Roja para leer corto

Caperucita Roja

Había una vez una niña llamada Caperucita Roja. Un día, su madre le pidió que llevara una cesta de comida a su abuelita que vivía al otro lado del bosque. Le pidió también, que se mantuviera en el camino y no se detuviera a hablar con extraños.

Caperucita se puso su caperuza roja, tomó la cesta de comida y emprendió su viaje. Mientras caminaba por el bosque se encontró con un lobo muy astuto.

El lobo con una sonrisa maliciosa, le preguntó a Caperucita a dónde iba. Inocentemente, ella le contestó que a visitar a su abuelita y le mostró la cesta con comida. El lobo con la intención de llegar antes y sacarle ventaja a la situación, le dio indicaciones erróneas a Caperucita de cómo llegar más rápido a la casa de la abuelita.

Ella siguió el camino que el lobo le había indicado, mientras éste corrió hacia la casa de la abuelita. Cuando llegó, no se encontró a la abuelita en la cama, porque ella se había escondido, entonces él tomó su lugar. Se puso su ropa y se metió en la cama a esperar a Caperucita.

Unos minutos más tarde, Caperucita Roja llegó. Al entrar, notó que su abuelita parecía diferente. Sorprendida, se acercó a la cama y le preguntó: Abuelita por qué tenía orejas tan grandes? el lobo respondió que era para escucharla mejor. Luego, Caperucita le preguntó: por qué tenía ojos tan grandes? y el lobo respondió que era para verla mejor. Finalmente, Caperucita le preguntó: por qué tenía dientes tan grandes? el lobo, ya ansioso por comérsela, respondió: ¡Es para comerte mejor!

En ese momento, Caperucita Roja se dio cuenta de que no era su abuelita, sino el lobo disfrazado. Asustada, pero muy valiente, gritó y salió corriendo de la casa. El lobo la persiguió, pero justo en ese momento un leñador que pasó por allí escuchó sus gritos y acudió en su ayuda.

El leñador ahuyentó al lobo y rescató a Caperucita. Juntos fueron a la casa de la abuelita y la encontraron a salvo. Caperucita Roja aprendió la lección de no hablar con extraños.

Desde aquel día ella fue más cuidadosa al caminar por el bosque, recordando la importancia de la prudencia y la precaución.

 

Imagen de: bbbeti en Pixabay

El cuento de Caperucita Roja para leer corto