El reflejo
Cuento

El reflejo

Caminaba de la mano con mi pequeño cuando nos detuvimos, sorpresivamente, frente a una vidriera. Con los ojos inundados de alegría señaló una caja y me pidió que se la comprara, confieso, no me pude resistir a esa mirada tierna. Entramos al negocio y se la compré. Cuando salimos vi su rostro cubierto en lágrimas, juro que no entendía nada, me volvió a señalar la vidriera, ahora había una nueva caja.
— Quiero eso mamá.
— Es la misma caja que te acabo de comprar mi amor.
— No mamá, yo quiero al nene!
— Hijito el nene es tu reflejo en el vidrio, no lo podemos comprar.
En fin, no ha servido para nada la explicación, tuve que contener su llanto todo el camino de regreso, porque él quería de regalo su reflejo.
Gabriela Motta
Montevideo
2-12-20
Si te gustó, comparte.

Autor

gabrielamottavierapitin@gmail.com
Escribir me permite soltar el pasado, vivir el presente y esperar libremente el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *