La medalla de la suerte
Otros autores

LA MEDALLA DE LA SUERTE

 

 

Hacía unas horas que habíamos pisado el suelo bonaerense y podíamos sentir el olor a libertad. Con mis amigas, estábamos caminando por la Avenida Santa Fe cuando me sonó el celular. Era Gladys, la vecina de mi abuela. Entre lágrimas y angustiada me contó el horror de lo ocurrido en Dolores. Había pasado un tornado desbastando todo. Lo peor de oír, fue que mi abuela se había desmayado y estaba internada. Quise volver inmediatamente. Abrí la billetera para pagar mi taxi a Aeroparque  y ahí estaba, la medalla del árbol de la vida. Me la había regalado mi abuela antes de dar a luz a mi primer hijo, luego de un embarazo complicado. Llegué a medianoche a Dolores. Me encontré con una ciudad destruida, a la que habían declarado en estado de emergencia, y con mi abuela en coma. Pude entrar a verla. Tomé su mano y le puse en ella lo que significaba vida en ese momento. Pasaron segundos, y abrió sus ojos. Comprendí una vez más, por qué, era la medalla de la suerte.

 

Escrito por: Tormenta
Montevideo
27/10/20

Si te gustó, comparte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *