Mi perro
Crónicas sobre un amigo: Pippo

Mi perro

Mi perro

La idea de adoptar rondaba por nuestras cabezas, sin embargo, no era algo común en aquel momento, Animales sin Hogar recién comenzaba con su maravilloso trabajo social que marcaría un antes y un después en la historia de los refugios en Uruguay. Otra posibilidad era que te lo regalaran, pero quién? Teníamos claro que debería ser chico, porque para apartamento no podía ser muy grande. No obstante, terminamos en la feria de Tristán Narvaja (no es algo que me enorgullezca, pero así fue) y la persona que lo vendió nos dijo que era un Beagle cuando le comentamos que nos gustaría un perrito pequeño. Y nos lo trajimos al Beagle derecho a la veterinaria, lo desparasitamos y le dimos su comida mientras observamos como una a una caían las pulgas de su infectado cuerpito…

Continuará…

Gabriela Motta
29-11-21
Montevideo

Mi perro

Si te gustó, comparte.

Autor

gabrielamottavierapitin@gmail.com
Escribir me permite soltar el pasado, vivir el presente y esperar libremente el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *